«Una nueva ciencia de la vida». La hipótesis sugerida en este libro se basa en la idea según la cual los campos morfogenéticos ejercen efectos físicos que pueden ser medidos. Propone que campos morfogenéticos específicos son responsables de la organización y forma características de los sistemas a todos los niveles de complejidad, no únicamente en el terreno de la biología, sino también en los terrenos de la química y la física. Estos campos organizan los sistemas con los que se relacionan influyendo sobre sucesos indeterminados o probabilísticos desde un punto de vista energético; imponen restricciones determinadas sobre los resultados energéticamente posibles de los procesos físicos.

Si los campos morfogenéticos son responsables de la organización y la forma de los sistemas materiales, deben presentar estructuras características. ¿De dónde proceden estas estructuras de campo? Como respuesta se sugiere que derivan de los campos morfogenéticos asociados a sistemas similares previos: los campos morfogenéticos de todos los sistemas anteriores se hacen «presentes» ante cualquier sistema similar subsiguiente; las estructuras de los sistemas anteriores alteran los sistemas subsiguientes mediante un efecto acumulativo que actúa a través del espacio «y del tiempo».

Según este campo los sistemas se organizan de una forma determinada porque anteriormente sistemas similares se habían organizado de esa misma forma. Por ejemplo, las moléculas de una sustancia química orgánica compleja cristalizan según un modelo característico porque así cristalizaba antes dicha sustancia; una planta adquiere la forma característica de sus especies porque los miembros anteriores de su especie adquirieron dicha forma; y un animal actúa instintivamente de un modo determinado porque animales semejantes se comportaban de igual forma.

La hipótesis se relaciona con la «repetición» de formas y modelos de organización; la cuestión del «origen» de estas formas y modelos queda fuera de su ámbito. Puede darse respuesta a esta cuestión de distintas formas, pero todas parecen igualmente compatibles con los medios de repetición sugeridos.
Fuente: Intern

WIKIPEDIA: En el marco teórico de la evolución biológica, la hipótesis de los campos mórficos es el nombre dado por Rupert Sheldrake a un campo hipotético que explicaría la evolución simultánea de la misma función adaptativa en poblaciones biológicas no contiguas. Según Sheldrake:

«Morfo viene de la palabra griega morphe, que significa forma. Los campos mórficos son campos de forma; campos, patrones o estructuras de orden. Estos campos organizan no solo los campos de organismos vivos sino también de cristales y moléculas. Cada tipo de molécula, cada proteína por ejemplo, tiene su propio campo mórfico -un campo de hemoglobina, un campo de insulina, etc. De igual manera cada tipo de cristal, cada tipo de organismo, cada tipo de instinto o patrón de comportamiento tiene su campo mórfico. Estos campos son los que ordenan la naturaleza. Hay muchos tipos de campos porque hay muchos tipos de cosas y patrones en la naturaleza…»