FORMACIÓN PARA EMPRESA

Las organizaciones que gozan de éxito son aquellas que se consideran con capacidad suficiente para gestionar adecuadamente tanto los cambios internos, externos, las que se anticipan, reaccionan y responden ante los nuevos retos que plantea la sociedad actual

Una de las tendencias y estrategias de éxito más recomendables consiste en introducir diferentes acciones de coaching especializado en los programas formativos de las empresas, bien de manera interna, o mediante un coach externo, especializado en dotar y proporcionar al grupo humano de la organización habilidades de gestión y relación completamente definidas.

COACHING.-

Vocablo que proviene del inglés “coach”, y significa carruaje empleado para transportar personas valiosas desde el lugar donde se encuentran, hasta donde quieren llegar. Vocablo muy conocido en el mundo del deporte, donde el coach es un personaje que acompaña el buen desarrollo de aprendizajes de un individuo o de un grupo, para ayudarles a conseguir un objetivo o un estado deseado.

Coaching es un proceso que consiste en acompañar a otra persona a través de la formulación de preguntas “laser”, en el aprendizaje de nuevas estrategias de pensamiento y acción, también utiliza la observación y la retroalimentación cuidadosa enfocando a la persona hacia el futuro deseado. Durante las sesiones, el coach escucha y observa a su cliente, le ayuda a identificar su situación actual y el lugar al que desea llegar, juntos establecen objetivos y, a través de sus preguntas, el coach hace reflexionar al coachee acerca de sus acciones, pensamientos, opiniones, etc.

Este proceso ya era empleado por Sócrates miles de años atrás, en la antigua Grecia, cuando preguntaba a sus discípulos y permitía que ellos mismos encontraran la respuesta mas adecuada para sus inquietudes. Actualmente se aplica en el terreno personal y empresarial.

MENTORING.-

Metodología de aprendizaje interpersonal donde se designa a una persona con experiencia y conocimiento (mentor) para apoyar a un empleado en su desarrollo profesional; Durante el proceso, el mentor ofrece consejos, información, cuidado y guía, en beneficio del desarrollo personal y profesional del aprendiz; Se da respuesta a la necesidades críticas de la vida de esa persona, y la prepara para el éxito; Se cultivan valores del orden de la pertenencia, unidad, compromiso, creatividad, que devienen en comportamientos altamente eficaces, como la asunción de riesgos, capacidad para crear nuevos equipos y gestionar dificultades.

La transferencia por parte del mentor, de conocimientos y aprendizajes a través de la experiencia, desarrolla notablemente el potencial del aprendiz, así como la agilidad mental y la creatividad, todo ello permite que se establezca una relación personal de confianza donde la persona conecta con lo mejor de si misma a nivel personal y profesional.